Programación Paranormal (II): Ghost Adventures

E-mail Print PDF

Hace unas semanas os hablaba en esta nuestra sección televisiva de "Destination Truth" y lo calificaba como mi programa favorito de los dedicados al estudio de los misterios paranormales. Probablemente lo siga siendo, pero debo reconocer que "Ghost Adventures" ("Buscadores de fantasmas", Xplora) se está convirtiendo por derecho propio en una sólida alternativa. Y es que esa especie de chulo de putas llamado Zak Bagans, que dirige el asunto, junto a sus dos esperpénticos acompañantes, Nick Groff y Aaron Goodwin, hacen un trío de payasos de lo más divertido. Porque estos tres parecen tomarse el asunto a chufla, aunque para los encierros en lugares con amplio historial de apariciones recuperen la compostura.

La suerte que tienen con las psicofonías (en todos los capítulos obtienen varias), los habituales contactos físicos con espíritus (prácticamente en cada capítulo les dan algún golpe o les tiran de la ropa), el avistamiento encierro sí encierro también de sombras, nubes oscuras o figuras que caminan o el uso de nuevos artilugios electrónicos que les permiten comunicarse de manera más eficaz con entes del más allá son constantes en "Ghost Adventures". Y todo esto es la madre del cordero: tenemos que hacer un acto de fe y creer que uno se puede comunicar con el más allá en tiempo real gracias a un chisme que escanea frecuencias de radio, que todos los espíritus de este mundo quieren partirle la cara a Zak (o en su defecto al bueno de Aaron, que siempre se come todos los marrones) y que siempre se oyen pasos, voces, y risas incorpóreas en las casas encantadas. Algunos de mis momentos preferidos que me vienen ahora a la memoria: la señora que narra cómo vio cantando a Elvis en el capítulo dedicado al Museo de Madame Tussauds (¿no se supone que estaba vivo?), Aaron roncando y durmiendo a pierna suelta en el Hotel Stanley (el que inspiró a Stephen King para "The Shining") mientras Zak y Nick tienen noches de lo más moviditas en otras habitaciones, o cualquiera de las veces que maliciosos seres del más allá amenazan vía psicofonía a Zak.

 

Rockandrollarmy en Twitter

Facebook

Rockandrollarmy en Facebook